Cómo limpiar tu cara correctamente

No hay nada peor que salir de la ducha y sentir que tu cara no está limpia a pesar de usar tu limpiador facial. Es un fastidio prepararse para salir de casa por la mañana y notar que tus poros se ven obstruidos y sucios. ¡Si limpiar tu cara pudiera ser tan simple como echar tu limpiador facial y en 30 enguagarte!

Lavarse la cara no tiene por qué ser complicado.

Estos son algunos consejos para asegurarte de que estás sacando el máximo provecho de tu limpiador facial y algunos pasos adicionales que podrías considerar para asegurarte de que tu cara está limpia.

Usar desmaquillante

Tu limpiador facial no se deshará de todo el maquillaje de los ojos, y te quedarás como un mapache si no te quitas todo el maquillaje alrededor de los ojos. Usar un desmaquillador de ojos, ya sea líquido en una bola de algodón o una toallita, es la mejor manera de deshacerte de todo el maquillaje de los ojos. Comienza por la parte superior de los párpados y limpia las pestañas, luego limpia el maquillaje de la piel de debajo de los ojos. Asegúrate de ser cuidadosa. La piel de la zona de los ojos es bastante delicada y propensa al daño.

Si usas  maquillaje durante el día, sin mencionar rubor, resaltador o corrector, necesitas quitarte todo ese maquillaje antes de limpiar tu cara.

Lavarse la cara una vez por la noche no es suficiente para quitar el maquillaje, la suciedad y la contaminación que se adhiere a la cara durante el día y limpiar la piel a fondo. Necesitas hacer lo que se llama una doble limpieza. Este es un paso esencial de la rutina de cuidado de la piel para asegurarte de que tu piel esté realmente limpia.

Primero, usa un desmaquillador y luego lávate la cara con un limpiador facial.

Elije el limpiador facial adecuado para tu tipo de piel

Deberías pasar un minuto limpiándote la cara. Este no es un paso de cuidado de la piel con el que puedas atajar. Si tu piel es aceitosa en algunos lugares y seca en otros, utiliza un limpiador en espuma que burbujee. Si tu piel es más normal a seca, un limpiador hidratante es tu mejor apuesta. Recomendamos encarecidamente el uso de una toallita limpiadora o un paño de muselina para limpiar la cara, ya que ayudará a eliminar las células muertas de la piel mientras se limpia. Si quieres probar algo fuera de lo común, intenta limpiar tu piel con aceite limpiador. El aceite, curiosamente, descompone la grasa de la piel, dejándola limpia, suave y fresca. La gente que usa aceites de limpieza habla muy bien de ellos.

(¡Clave!) La exfoliación es la clave para una cara limpia y lisa

Si deseas una piel lisa, sana y luminosa, debes exfoliarla regularmente. Cuando te exfolias regularmente, ésta es más saludable, más brillante y todos tus otros productos para el cuidado de la piel funcionan mejor, ya que pueden penetrar mejor en la piel.

Siempre exfolia después de limpiar tu piel, y usa un exfoliante hecho específicamente para la cara y para tu tipo de piel. Recuerda no exagerar demasiado, cuando se trata de exfoliación la piel puede enrojecerse e irritarse. Puedes exfoliar antes o después de la ducha con una toallita exfoliante química que contenga AHA para eliminar las células muertas de la piel de manera uniforme. Si eres propensa al acné, considera el uso de un limpiador de aciete con acido acetilsalicílico  para descomponer el exceso de grasa y mantener los poros despejados.

¿Necesitas un tónico después de la limpieza?

Los tónicos no son para todo el mundo, y rara vez nos encontraremos usando uno en nuestra piel normal, pero si tienes la piel grasa, un tónico es una gran manera de deshacerte de cualquier exceso de grasa y ayudar a matificar tu piel antes de la aplicación de maquillaje.

Aplica el tónico sobre una bola de algodón y frota suavemente sobre la piel. Presta mucha atención al área alrededor de tu nariz, que es un área que a menudo se pasa por alto pero que puede ser muy brillante. Los tónicos también pueden ser una gran manera de aumentar la hidratación de la piel si tienes la piel muy seca.

Nunca te acuestes con la cara sucia

Si no se limpia la cara por la noche, la piel se irrita y envejece más rápido. Aunque también recomendamos lavarse la cara por la mañana, muchas personas prefieren saltarse ese paso. Pero no lavarse la cara por la noche es simplemente irresponsable. Si sólo haces una cosa por tu piel, deja que sea lavarte la cara antes de acostarte.

Después de un largo día, tu cara tiene maquillaje, suciedad y mugre; lo último que quieres hacer es dejarlo ahí durante otras 8 horas. Y si lo haces, esto hace que la limpieza matutina sea mucho más difícil. Si no quieres hacer una rutina intensiva a la hora de acostarte, simplemente usa una toallita de limpieza facial para limpiarte la cara.

Cómo limpiar tu cara correctamente
Vota este post! 🙂

Mascarillas Club