Lo que se debe y lo que no se debe hacer con el acné para una piel limpia

A menos que hayas sido bendecido con una extraordinaria piel  y buenos genes, sufrirás acné en algún momento de tu vida. Aunque normalmente es peor durante la adolescencia, el acné puede durar hasta bien entrada la vida adulta, dependiendo del tipo de piel, el sexo, la forma en que se cuida la piel y el estilo de vida. Si luchas contra el acné, es muy importante que cuides tu piel adecuadamente. Ten en cuenta que si no la cuidas bien puede empeorar con el tiempo.

Echa un vistazo a los siguientes consejos para asegurarte de que estás cuidando adecuadamente tu piel propensa al acné. Siguiendo nuestra lista de cosas que hacer puedes estar seguro de que tu piel se verá mejor y se romperá menos.

Qué hacer:

  • Mantén tu acondicionador de pelo lejos de tu piel.  El acondicionador para el pelo puede obstruir los poros debido a los ingredientes hidratantes pesados que contiene, y si se deja reposar sobre la espalda mientras te afeitas las piernas o limpias el resto del cuerpo, corres el riesgo de tener brotes en la espalda. En lugar de dejar que el pelo lleno de acondicionador se asiente sobre la espalda, sujetatelo en la parte superior de la cabeza hasta que esté listo para enjuagar el acondicionador. También asegúrate de lavarte la cara al final de la ducha, no al principio. Si te lavas la cara al principio de la ducha, los productos para el pelo y los jabones que no deberían estar cerca de la cara pueden entrar en contacto con la piel y obstruir los poros. Para asegurarte de que tu piel permanece limpia, lávate la cara por última vez antes de salir de la ducha.
  • Usa un limpiador en gel. Los limpiadores en gel están hechos típicamente para pieles mixtas a grasas, mientras que los limpiadores en crema están hechos para pieles normales a secas. Tampoco necesitas gastar mucho dinero en un limpiador, ya que hay muchas marcas de farmacia que vale la pena probar.  Aplica un limpiador muy suavemente con los dedos y luego enjabónalo frotando con pequeños movimientos circulares. Los limpiadores de espuma también son un buen producto para pieles grasas, deshacen del exceso de grasa sin resecar su piel en el proceso.
  • ¡Mantén las manos alejadas de la cara (excepto durante el lavado)! ¿Sabes dónde han estado tus manos? Si te tocas habitualmente la cara con las manos, mantenerlas alejadas de la piel te ayudará absolutamente a mejorarla. Todo lo que tocas tiene la posibilidad de tener gérmenes y bacterias además de suciedad y aceite, ¡así que, NO toques tu cara! Sabemos que este es un hábito difícil de romper, pero si te tocas la cara con frecuencia con las manos sucias, sólo estás contribuyendo a aumentar tu problema de acné. También asegúrate de mantener limpio tu teléfono móvil. Los teléfonos móviles están cubiertos de bacterias y suciedad que luego se transfiere a nuestra piel cuando acercamos los teléfonos a nuestros oídos. Limpia el teléfono con toallitas antibacterianas con frecuencia. Considera hablar por tu teléfono móvil con un auricular para que la pantalla no te toque la cara.

Consejo adicional: ¡Esto vale también para la hora de acostarse! Si, normalmente doblas tus brazos debajo de la barbilla para dormir y notas que tienes un problema de acné en ese área, trata de romper ese hábito e intenta dormir en otra posición.

  • Busca productos con ácido salicílico o peróxido de benzoilo. Vas a necesitar algún tipo de producto de tratamiento para tu piel, ya sea un tónico, un tratamiento de manchas o un suero. El ácido salicílico y el peróxido de benzoilo son los ingredientes más comunes para combatir el acné y ambos son bastante efectivos, así que busca productos que tengan uno de estos ingredientes. Dependiendo de tu tipo de piel, uno puede funcionar mejor que otro, así que prueba unos cuantos y observa cómo reacciona su piel.

Consejo adicional: Si tienes un acné realmente malo que no desaparece con ningún producto que utilices, o si tienes acné quístico, considera la posibilidad de consultar a un dermatólogo para obtener un medicamento más fuerte en lugar de tratar de deshacerte de tu acné por tu cuenta.

 Qué NO hacer:

  • No te frotes la piel. Aunque puede ser tentador usar un exfoliante, manténte alejado de este tipo de productos ya que pueden irritar tu piel. Los exfoliantes químicos son tu mejor opción, así que considera usar una almohadilla exfoliante suave.
  • Protégete del sol (¡y del bronceado artificial!) El sol puede realmente dañar tu piel (al igual que las cabinas de bronceado). Ayuda a que tu acné sane evitando las cabinas de bronceado y utilizando la protección adecuada cuando estés al sol. Asegúrate de usar un producto con SPF todos los días. ¡No importa si está soleado o no – usa SPF! Recomendamos usar entre SPF 30 a 50 todos los días. Usa un sombrero de ala ancha y gafas de sol cuando estés al aire libre para mantener tu piel protegida de daños causados por el sol. Recuerda, cuanto menos daño solar tenga tu piel hoy, mejor se verá dentro de unos años.
  • No te rasques la piel. Es muy tentador; sin embargo, a la larga sólo estás dañando tu piel. Evita rascarte los puntos blancos o negros que aparecen en la piel. Cuando no los manipulas curan más rápidamente y dejan menos o ninguna marca.
Lo que se debe y lo que no se debe hacer con el acné para una piel limpia
Vota este post! 🙂

Mascarillas Club