Los mejores consejos para el cuidado de la piel de los adolescentes

Cuando la pubertad llega a la adolescencia puede ser un momento frustrante cuando se trata de cuidado de la piel. Los cambios corporales y hormonales pueden causar puntos negros, brotes de acné y piel grasa; Aprender a cuidar adecuadamente tu piel a esta edad, prepara el terreno para una piel bonita y sana en el futuro.

Una vez que la pubertad comienza, nuestra piel comienza a bombear más grasa que antes, especialmente en la zona T: frente, nariz y mentón.

Mientras más grasa haya en nuestra piel, es más probable que se produzcan brotes de acné; A medida que las células muertas de la piel se mezclan con el aceite, ambas quedan atrapadas en los poros, lo que provoca puntos negros y puntos blancos. Si hay bacterias presentes, también comienzan a formarse granos y pústulas. Para detener este ciclo, sigue los pasos que se indican a continuación y comienza a cuidar tu piel correctamente.

Limpiar

La limpieza es la piedra angular de cualquier buena rutina de cuidado de la piel en casa. Los adolescentes con piel muy grasa deberían incluso  lavarse la cara tres veces al día. Cuando se trata de limpiar tu cara no debes arriesgar con limpiadores ásperos que frotan la piel. A pesar de que suena un poco extraño, realmente debes ser suave con tu piel cuando se trata de la limpieza si sufres acné y puntos negros. Nunca debes tener una sensación de “limpieza irritante” en la piel después de usar un limpiador facial.

Si lo haces, entonces has despojado a tu piel de su barrera protectora, lo que significa que ahora está aún menos protegida de las bacterias y otros contaminantes externos que pueden conducir a más granos

Asegúrate de lavarte la cara al final de la ducha en lugar de al principio. Cuando te lavas la cara al comienzo de la ducha, corres el riesgo de dejar champú y acondicionador del pelo  que obstruyen los poros en la cara y la espalda, causando más brotes.

Así que asegúrate de esperar hasta el final de la ducha para lavarte la cara, y asegúrate de llevar el limpiador hasta la línea del pelo, en la parte posterior del cuello, y detrás de las orejas.

Si sufres de puntos negros y brotes de acné debes buscar un limpiador con ingredientes antiacné. Dependiendo de la gravedad de tus brotes y puntos negros puedes utilizar el limpiador una o dos veces al día con el fin de deshacerte de las células muertas de la piel, la suciedad y el exceso de grasa; El ácido salicílico es un gran ácido facial ya que penetra en el poro y disuelve el aceite acumulado en los poros. Considera la posibilidad de utilizar un limpiador con acido salicílico.

Tratar

Después de limpiar tu rostro es hora de tratar tu piel. Este paso no es necesario para cada adolescente, pero en caso de muchos brotes de acné, es un paso que no debe faltar. Tratar tu piel significa usar un suero o una loción que aclara las marcas de los brotes; Este es el aliado extra que tu piel necesita para estar sana y clara.

Podrías utilizar un tratamiento de manchas sólo en la parte que tienes el brote  en lugar de poner un suero por todas partes en la cara. Recuerda que un tratamiento de manchas realmente es eso – sólo está destinado a ser utilizado en una zona específica de tu cara -no en todo el rostro.

Hidratar

Muchas personas con piel grasa piensan que no deberían usar un humectante. Para que nuestra piel esté sana, necesita hidratación. Muchas veces cuando los adolescentes tienen acné o incluso sólo puntos negros usan técnicas que terminan por secar la piel. La hidratación es importante para devolver el equilibrio a la piel. Sólo asegúrate de usar un humectante a base de agua y sin aceite.

Proteger

La protección solar es imprescindible para la piel de los adolescentes. En primer lugar, cuanto antes empieces con la protección solar, mejor se verá tu piel en el futuro – menos arrugas, líneas finas y manchas oscuras. También necesitas proteger tu piel del sol para prevenir el cáncer de piel. Muchos adolescentes se resisten a usar bloqueador solar regularmente porque se nota pesado en la piel, pero hay un montón de protectores solares que son ligeros en la piel.

Un último consejo

Si has seguido los consejos antes dichos y has sido diligente sobre seguir una rutina del cuidado de la piel y tu acné todavía persiste, es hora de ver a un profesional. Puedes empezar consultando con una esteticista. Si tu acné es severo o quístico, considera la posibilidad de consultar a un dermatólogo para que te ayude.

Mascarillas Club